Qué es el IIDL

Perfil del IIDL

La sociedad actual ha venido experimentando durante las últimas décadas importantes transformaciones que obligan a diseñar un marco de desarrollo parcialmente diferente al que predominaba hace apenas medio siglo. Estos cambios, de carácter económico, social y medioambiental son la base del concepto “desarrollo sostenible”, marco en torno al cual se estructura la mayor parte de las políticas públicas, a la vez que referencia obligada para las diferentes estrategias de los agentes privados y sociales.

El desarrollo sostenible implica la consideración de unos objetivos de mayor cohesión económica y social, así como la conservación de los recursos naturales y del patrimonio cultural, sin que ello conlleve un detrimento de la competitividad del sistema económico y la mejora constante del posicionamiento territorial, en un contexto de creciente globalización.

El planteamiento de un desarrollo sostenible acompañado por mecanismos que hagan más competitivos nuestros territorios ya forma parte del modelo de sociedad en el que nos encontramos, y sus objetivos y elementos fundamentales constituyen un planteamiento compartido por los diferentes sectores sociales, económicos y políticos. No obstante, se hace necesario profundizar en el diseño de estrategias y políticas públicas que guíen y/o fomenten los procesos de cambio en la dirección deseada. El proceso de toma de decisiones por parte de los agentes políticos, económicos y sociales, debe estar basado, en primer lugar, en un diagnóstico acertado y consistente tanto de los problemas como de los procesos de cambio (actuales, latentes o previsibles); y, en segundo lugar, debe apoyarse en un análisis y valoración adecuada de las diferentes alternativas e implicaciones de cada una de ellas.

Tales sistemas de diagnóstico y prospectiva podemos resumirlos y agruparlos en lo que se denomina el enfoque –o paradigma- local del desarrollo, en el que la variable territorial ha pasado a tener un papel verdaderamente estratégico. De esta forma, el desarrollo local constituye hoy el marco en el que se insertan políticas y estrategias que no sólo son eficaces desde el punto de vista económico sino, sobre todo, desde el punto de vista social y desde la perspectiva del desarrollo sostenible a largo plazo.